Respeto a las minorías o Mayoría impuesta

Por más que repita desde las primeras elecciones en las que tuve el derecho a voto, no puedo resignarme a criticar este sistema electoral. Donde el criterio dado por la ley de Hont, ha dado lugar a otra mayoría absoluta, donde el principio  mayoritario absoluto se divide en una mayoría que se lleva todo y una minoría que lo pierde absolutamente todo. Aún teniendo esta mayoría de escaños, el Partido Popular, no ha tenido la mayoría del sufragio total. Sorpresivamente es superado ampliamente por dos millones de voto que suman de más, los restantes partícipes democráticos.

Es extraño convertir en minoría a un número mayor del que respalda al gobierno legítimo democráticamente hablando.  De los 35.952.313 electores, únicamente 10.830.693 han optado y decidido votar al PP, lo que representa a efectos cuantitativos al 30.98% de la sociedad española. Sin embargo la minoría que representan el otro gran partícipe coposesor del orden político-económico de este pais, PSOE, se reduce a 6.973.880 votantes, obteniendo un número de escaños anormalmente creciente respecto a otros objetos minoritarios como IU, UPyD y partidos nacionalistas como CIU y AMAIUR.

Lo realmente asombroso que en las elecciones del 2008, el gobierno actual obtuvo 11.289.335 votos, 458.642 votos más que el PP en la actualidad no teniendo la capacidad de una mayoría absoluta con 166 escaños.

Por tanto no entra en la lógica democrática esta mayoría absoluta del neo-conservadurismo en estos tiempos donde democracias históricas caen en manos de tecnócratas y mercados. Seré aún más drástico. Sin respeto a las minorías, que es lo que suscita y provoca una mayoría absoluta, se conforman división entre la opinión mayoritaria única y la opinión no sólo minoritaria sino plural.

Esto último es lo que otorga un aspecto positivo a estas elecciones donde partícipes como IU, AMAIUR entran como grupos parlamentarios.

No obstante las mayorías confirman la obviedad de prevalecer su opinión frente a toda opinión minoritaria.  Pero entonces ¿Cómo conseguimos limitar el poder de quién tiene todo el derecho de ejercerlo? Acordaremos y nos protegeremos en la creencia de que la democracia  no es simplemente mayoría, sino que contienen más valores, aunque subyugados a esta dimensión acrítica extremadamente institucional, no es fácil encontrar una solución de consciencia social.

Lord Acton (Essays on Fredom and Power. Meridian, 1955, 56) “La prueba más segura para juzgar si un país es verdaderamente libre, es el quantum de seguridad del que gozan las minorías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s