Una oposición absoluta a lo nuclear

 
Estas son las apuestas: Hacer un mundo en el que todos los hijos de Dios puedan vivir, o ir a la oscuridad. O debemos armarnos unos a otros, o debemos morir.
 

Con tal contundencia y rotundidad Tony Scharw el creador de este anuncio llevó a Lyndon B. Jonhson en 1964, a ganar unas elecciones norteamericanas que alentada por el odio llevó a un cierto extremismo la campaña. Sólo fue emitido una vez, la noche del 7 de septiembre de 1964 en la NBC.

Una pequeña joven cuenta a diez restándole petalos a una margarita. Cuando llega a nueve, una voz adulta y algo siniestra, comienza la cuenta hacia atrás simultaneado con un primer plano de la joven, que se disuelve con una explosión nuclear.

Sin nombrar a su adversario republicano “Goldwater”, y sin proclamar ninguna propuesta, se hicieron con el poder, al denunciar con este maravilloso spot a la oposición sugiriendo una posible guerra nuclear si la oposición llegase al poder.

No obstante, el presidente del Comité Nacional Republicano, Dean Burch expresó al día siguiente, tras miles de cartas de protesta, enviadas a la Casa Blanca “Este spot de terror está diseñado para despertar emociones básicas y no tiene lugar en esta campaña.”. Toda esta controversia hizo llegar a la joven con su margarita a la portada del Times y expandirse por toda la red radiotelevisiva durante toda la campaña.

Anteriormente, el presidente Kennedy, y su equipo de comunicación se habían fijado en el spot Think Small de Volkwagen de la agencia Doyle Dane & Bernbach. El miedo a una derecha extremista dio fruto a esta unión.

No obstante, no sólo este anuncio de “Daisy” fue el que exterminó la carrera de Goldwater utilizando el terror como arma arrojadiza en torno a este candidato:

¿Sabe usted para qué lo utiliza la gente? Se utiliza para hacer estallar bombas atómicas en el aire. Ahora los niños deben tener mucha vitamina A y calcio, pero no deberían tener ni estroncio-90 o cesio-137. Estos provienen de las bombas atómicas y son radiactivos. Pueden matarte. ¿Sabe usted lo que la gente hizo finalmente? Se reunieron y firmaron un tratado de prohibición de pruebas nucleares. Fué entonces cuando el veneno radiactivo empezó a desaparecer.Pero ahora hay un hombre que quiere ser presidente de los Estados Unidos, al que no le gusta este tratado. Luchó contra ella. Incluso votaron en contra. El quiere probar más bombas. Su nombre es Barry Goldwater, y si él es elegido podría empezar a probar de nuevo.
 

Impresionante texto que fusiona el miedo y la acusación absoluta sobre la oposición, cargado de una sexualidad demasiado abrupta a esas edades tan tempranas. Entraban en juego toda arma publicitaria en pos del Marketing Político

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s