¿Qué será?

Hoy se cumple la cuenta atrás que algunos o muchos, quién sabe la organización oculta que tienen los partidos, en lugar de la transparencia que desde hace un par de años se exige en la calle.

Faltan dos días para conocer los resultados de las votaciones andaluzas, el próximo 25 de Marzo, un domingo de misas y parque, un domingo de marzo que se prevé soleado, un domingo que muchos se quedarán en la cama, cantando la canción de Chicho Sánchez Ferlosio, sea por hastío de un vacío discursivo tan locuaz sea por un vital y aguerrido grito “ No me levanta ni dios”.

La tradición de esa foto de familia unida entre los antecesores (Rafael Escuredo, José Rodríguez de la Borbolla y Manuel Chaves, los tres juntos suman 27 años de presidencia socialista de la Junta de Andalucía) de Jose Antonio Griñán y la ausencia de grandes mítines salvo el de hoy en Sevilla, junto a Alfredo Rubalcaba, ha hecho de esta campaña una mini exprés, donde tras muchos miles de kilómetros se ha visto en imágenes,  contactos sectoriales entre instituciones o tenderos.

No obstante, sabemos que Griñán en 1990, ya fue asesor de campaña de Manuel Chavez, por ello ha tenido madera para afrontar sin apoyos de la vieja guardia su primera campaña como candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía. Entonces cabe preguntar como boca párvula ¿es previa la candidatura a la presidencia o al contrario?

¿es previa la candidatura a la presidencia o al contrario?

El diseño de la campaña electoral socialista ha prescindido de los referentes históricos socialistas, y se ha visto en las bases como un hecho anómalo que arrastra una gestión ajena a los intereses democráticos. Se ha basado en un discurso del miedo frente a una  realidad social muy distinta. Todo parece apuntar que la población, aquella objetiva que tiene derecho a voto,  selecciona las informaciones que se encaminan a las opiniones ya asumidas previamente. El caso de los “ERES” y la encarcelación por parte de la Juez Ayala en pleno proceso de campaña del director general de Trabajo incurre directamente en la decisión de voto del electorado. Vemos como incide la disonancia cognitiva que Leon Fastinger en su obra A theory of cognitive dissonance, plantea.  Para Fastinger, se produce  disonancia cognitiva cuando a un receptor le llegan dos elementos informativos en los que el anverso de uno de ellos puede ser considerado la consecuencia del otro. Es decir, cuando se perciben informaciones contradictorias. En este caso, el individuo pone en marcha mecanismos para conseguir el equilibro entre ambas. La disonancia es incómoda para el receptor, que inmediatamente intenta reconducirla y llevarla a la consonancia. De ahí que todo relato y oratoria del miedo que el Partido Socialista Obrero Español ha empleado en su discurso ha perdido credibilidad incluso allanando el camino al Partido Popular que sin esfuerzos metodológicos y estratégicos se lanza directamente a la mayoría absoluta en el Parlamento Andaluz.

En la campaña del Partido Popular tampoco se ha visto una cercanía a la problemática social y a lo puramente democrático. La portavoz del PP Andaluz, Rosario Soto, hizo un balance de los diez primeros días de campaña destacado que el candidato de su partido, Javier Arenas, estaba haciendo un trabajo “cercano con el ciudadano, basado en presentar propuestas”. Declaraciones bastantes discordantes, cuando su discurso institucional ha sido armónico respecto al gobierno central de Mariano Rajoy, planteando un cambio cuando el cambio no es posible mediante sus propuestas sino por otros conductos de los que se ríe literalmente el candidato del Partido Popular. Conductos refrendados por premios Nobel de Economía, estudios formales sociológicos y económicos y  por un largo y extenso etcétera.

Al igual que José Antonio Griñán, la campaña ofensiva de Javier Arenas ha sido a través de consumo de kilómetros y escoltado en su mayoría por ministros o el mismo Presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy. Su discurso a veces vacío por no caer en sus malos hábitos, debe aún curtirse en el arte de la oratoria, y eso se observa en sus continuos errores y valga mi atrevimiento, cuando quizá se convierta en Presidente de la Junta de Andalucía. Ya en 1996, el joven candidato del Partido Popular era el favorito de la encuestas. La relajación absoluta en el campaña hizo que cediese ante el PSOE que aglutinó incluso el voto tradicional de Izquierda Unida. Esta es la cuarta campaña como candidato.

Respecto a su discurso, no observamos una argumentación definida, sino recortada, monótona y reiterativa. Se ha perfilado tanto el contenido que el “cómo” ha invadido la totalidad ante un “Qué” devaluado en todos su ámbito político. La seguridad comunicativa le ha sido fácil en la medida de discursos básicos y claros. El mensaje único, quizá es el lema “El cambio andaluz” quién otorgue la máxima de este discurso.

Sin embargo su semblanza se vio dañada públicamente por su rechazo a debatir en Canal Sur, dejando el debate en un mero reparto de funciones en un hipotético pacto de poder entre IU y PSOE.

Po otra parte, Izquierda Unida, con sus problemas internos en Córdoba, al igual que en Sevilla lo tuvo el PSOE, propone a través de sus importunos portavoces, Diego Valderas y Manuel Sánchez Gordillo, un programa extremadamente social que llega al ciudadano. Pero el contenido juega en un porcentaje cada vez en menor grado donde el ganador es la forma, y en este concepto Izquierda Unida pierde. No obstante, y como todo augura ganarán bastantes votos, convirtiéndose en el verdadero voto útil de estas elecciones del 25M Andaluz.

El Partido Andalucista, parece haberse travestido en una forma indeterminada, pero a mi humilde parecer correcta. El pasado Martes en las clases del master de Comunicación Política e Institucional de la Facultad de Comunicación de Sevilla, el responsable de comunicación del PA, definió a su partido como un partido de izquierda, ecológico, regional y europeísta. Su campaña está siendo demoledora en Cádiz donde se plantean extraer un escaño en el difícil estadio parlamentario

UPyD es otro partido que suscita entre todos cierto resentimiento, pues aún siendo su candidato Martín de la Herrán un gran desconocido, manteniéndose cerca de la presidenta Rosa Díez, va a convertirse en una fuerza que incógnita pero real, llegará a una altura bastante substancial. El mismo de la Herrán dijo “Nuestra ideología del Siglo XXI confunde a mucha gente”. No es un discurso óptimo y preelectoralista pero en si, desafía y dinamiza ese hastío que sienten los simpatizantes del “establishment político”. Su indefinición en el espectro ideológico, hace que incluso Rosa Díez, en relación a Andalucía, advierta que obligará a negociar al PP y al PSOE si logra ser bisagra.

Finalmente, nos encontramos a EQUO, una formación de izquierdas, ecofeminista, ecológica, federal y repúblicana pero sobre todo jóven. Son sus segundos comicios desde su origen en septiembre del 2011. Con una financiación mínima entre socios y simpatizantes, esta formación alude al sentido común con cierta ausencia en los medios, tanto periodísticos como televisivos. Es un gran esfuerzo el que debe imprimir este partido en comunicación pues la originalidad es y ha sido hasta ahora su máximo adalid en la campaña electoral que acaba hoy en este caso con su candidato Esteban de Manuel junto a la diputada por Compromís-Equo, Mónica Oltra en Sevilla.

Será a partir de esta noche, cuando la voz pasará a las calles y a las redes, mientras tanto…. ¿Qué será?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s