El erróneo discurso del rechazo continuo.

No podemos reflexionar ante tan errónea interpretación del discurso de un partido institucionalizado como es el que gobierna y es el que oposita. Tras ver el programa de “Salvados” de La Sexta TV me trastorna estar como televidente crítico ante la televisión.

Estamos ante el viejo medio preferido por el mensaje político, la Tv, y por supuesto la realidad del discurso se sitúa lejos de una supuesta ficción que acercaría este proceso fundamentalmente lingüístico.  Ya en 1999, Blumber y Kavanagh publicaron en Political Communication, “La tercera edad de la Comunicación Política”, donde exponían cinco nuevas tendencias en ese campo: imperativos profesionales intensificados, más presión de la competencia, un emergente populismo, un proceso de diversificación y un salto de los formatos en los que la gente recibe el contenido político. Sin duda este programa de televisión tiene un formato distinto del clásico discurso político aunque la relación de documental audiovisual y política no es está tan carente de semantización. (Blumber y Kanavagh, 1999, p.211) El carácter de debate y actualidad existe en el programa televisivo “Salvados” de la Sexta TV. Incluso está marcado por la proliferación del sentido amplio de la comunicación, por la abundancia mediática, la ubicuidad, el alcance y la celeridad (Blumber y Kanavagh, 1999, p.213). Sin embargo observamos en el vídeo, un modo de abordar un problema que atañe directamente en un nivel de empobrecimiento generalizado en España, vulgar y lleno de contradicciones. El nivel de discusión tan lleno de distorsiones metafóricas, haciendo incapié en el “mensaje silencioso” que es obviar el malestar y el daño de la economía a la democracia. Se desprenden del proceso institucional al rechazar continuamente todo lo aplicado, no aceptando la no actualización de sus propios actos. Parece ser que los actos caducan en breves meses, no siendo así, cuando llevamos una dinámica política exactamente igual desde hacer un par de años. Cuando el político no controla la codificación del mensaje comienza el rechazo frontal y el proceso acusatorio simplificando la realidad política a un escenario de prime time televisivo.

Desde la perspectiva del ciudadano, existen muchas posibles actitudes ante este discurso del continuo rechazo y también cierto funcionalismo. Por supuesto muchos lo ven por su valor de entretenimiento, pero no por su contenido político. Sin embargo esta dialéctica vulgar y simplista genera falta de respeto al ciudadano y a un país con más de cuatro millones de desempleados.

Blumber J. & Kavanagh, D.  (1999). The third age Political Communication: Influcences and features, Political Communication, 16, pp 209-230.

[blip.tv http://blip.tv/play/AYL6jm4C?p=1 width=”596″ height=”334″]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s