El 78% de los distribuidores retira productos por caducidad

En nuestro sistema sabemos que el crecimiento no controlado e ilimitado no es compatible con un planeta finito. La producción desmesurada y su práctica de hacer consumir aún cuando la sociedad está en niveles de pobreza alarmantes no es una política de sostenilidad ni de buen vivir.

No hablamos de “obselescencia programada” (término puramente mercantilista); Nuestro deber es crecer por crecer no seguir la lógica de los mercados de crecer por necesidad. Por tanto, el informe* que ha elaborado el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente es realmente preocupante.

Este informe, denominado El sector habla. ¿Qué hace la distribución con los alimentos caducados?, constata que el 78,8 por ciento de los distribuidores entrevistados retira productos por las fechas de caducidad.

No obstante esta dinámica porcentual baja sorprendentemente en los establecimientos, concretamente el 57,8 por ciento de ellos, sólo debe retirar entre el 0,1 y el 5 por ciento. Un 19,3 por ciento retira entre el 5 y el 20 por ciento y sólo el 1,7 por ciento de los distribuidores debe retirar más del 20 por ciento. Frente a ellos un 17,8 por ciento no necesita retirar ningún producto.

Del estudio también se desprende que el 20,5 por ciento de los entrevistados acostumbra a entregar los productos retirados a alguna ONG o banco de alimentos. Porcentaje que podría ser superado en un 100% si los canales fuesen correctos y la industria y empresarios mirasen a lado social de la crisis.

Todo esto nos hace pensar que los canales de distribución están fallando y que este sistema de produción provoca terribles consecuencias medioambientales que inciden directamente en el misma zona donde se recogen y manufacturan estos alimentos.

Por tanto se deben reforzar los mecanismos de control sanitario de los alimentos, así como los mecanismos de control de calidad de los productos y servicios comercializados en Andalucía para evitar este craso error. La participación activa de la administración autonómica fortaleciendo la oferta de productos y materias primas y la negociación de los precios es esencial. Así también se debería promover  los mercados locales y crear un plan de fomento de consumo de productos locales, priorizando el consumo de alimentos y de temporada y potenciando los mercados agricultores-consumidores.

Una propuesta revolucionaria de Equo Andalucia es la de establecer un impuesto que grave los kilómetros recorridos por cada kilogramo de producto agrario, especialmente el proveniente de fuera de Andalucía.

*El informe es fruto de una serie de entrevistas realizadas a 700 distribuidores durante el primer semestre de 2012
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s