A veces la crisis informativa es fraude periodístico

Más abajo se adjunta una carta que los trabajadores de El País entregaron en mano de los lectores de este periódico en puestos de prensa, ante la negativa obvia, de incluirlo entre las páginas del periódico. La crisis, más bien el fraude que está imprimiendo las grandes empresas informativas están supeditando el ejercicio del periodismo al juego de ser empresario neocapitalista de casino.

Tras el expediente de regulación de empleo (ERE) promovido por el Diario de Cádiz que ha dejado en la calle a 24 periodistas, amigas y amigos del Diario de Sevilla, están viviendo con máxima preocupación estos momentos de incertidumbre y de crispación, temiendo su despido en breves días. El derecho a la información y a la pluralidad, recogido en el artículo 20 de la Constitución Española sobre la necesidad de salvaguardar el derecho de los ciudadanos a una información veraz es algo que en condiciones de precariedad laboral y de escasez de plantillas se convierte en una tarea casi imposible.

Estas continuas e intencionadas reducciones de plantilla son una pérdida de talento y de calidad que hieren aún más al periodismo andaluz. Los continuos EREs que ha realizado este grupo en varios meses, suman ya 108 periodistas puestos en la calle, merman la calidad de estos periódicos y aumentan más la exclusión de trabajadores de un mercado golpeado continuamente.

Otro periódico histórico de la ciudad, El Correo de Andalucía, presentó en 2010 un ERE que supuso la salida del 24% de su plantilla, no obstante en años posteriores se ha producido un goteo incesante de despidos que ha reducido el personal a la mitad. Actualmente ha aplicado un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) a todos sus trabajadores dejándolos en una situación insostenible.

El País Andalucía, también sufrió un revés con el despido de prácticamente toda su plantilla y la eliminación del suplemento que dedicaba a Andalucía, lo que ha restado pluralidad informativa a nuestra Comunidad. Y ahora se prevé otro ERE de 149 personas.

La Formación ecosocialista Equo Sevilla plantea un cambio de paradigma donde el capitalismo de casino está impregnando toda empresa periodística y ha denunciado esta situación tan precaria.

A continuación, se adjunta la Carta de los trabajadores de El País que han repartido este fin de semana en los puestos de prensa de Madrid.

“Estimado lector de EL PAÍS,Los trabajadores de EL PAÍS nos vemos obligados a entregarle esta carta para explicarle el conflicto que estamos viviendo y los planes que tiene la empresa para este diario.

El presidente de Prisa, Juan Luis Cebrián, nos anunció el 5 de octubre su decisión de despedir a 149 trabajadores -un tercio de la plantilla-, indemnizándoles con el mínimo que establece la reforma laboral. Además, pretende rebajar un 15% el salario de los que se queden. Con esta drástica reducción, y sin modelo de diario futuro, difícilmente se pueden mantener la calidad y los valores fundacionales del diario: una información seria y rigurosa basada en la defensa de los derechos humanos y la democracia.

La empresa justifica los despidos en la disminución de ingresos, no en pérdidas. EL PAÍS ha tenido 1,8 millones de beneficios en los seis primeros meses de 2012. Cuando Cebrián nos anunció el ERE, los trabajadores propusimos asumir posibles pérdidas reduciendo nuestros salarios, siempre que la negociación se hiciera sin despidos encima de la mesa. Por tres veces le pedimos que no pusiese en marcha el ERE sin antes estudiar con el Comité de Empresa medidas alternativas. Y por tres veces rechazó esta posibilidad.

Al anunciarnos el ERE se nos dijo que tenemos una estructura de costes inviable, que hemos vivido demasiado bien y que somos viejos. Nos lo decía Cebrián, un señor de 68 años que cobró 13 millones de euros en 2011 (35.600 euros diarios). La dirección de Prisa trata de hacer creer a la opinión pública que el problema son nuestros sueldos, no los de los directivos. El coste medio de los 54 miembros de la dirección de EL PAÍS que están fuera del convenio colectivo es de 209.000 euros.

El salario de los trabajadores, muy inferior al de los directivos, es producto de más de 30 años generando beneficios (unos 800 millones desde el año 2000) y fruto de un marco de relaciones laborales que reconocía la contribución de la plantilla al periódico.

No solo nos preocupa que 149 trabajadores pierdan su empleo y vean quebrados sus proyectos profesionales y personales. También nos preocupa la pérdida de calidad de la información. ¿Qué diario llegará a los quioscos tras el despido de más de cien periodistas, entre ellos, algunos de los mejores de España? Además, los planes de la dirección implican la reducción al mínimo de la información realizada en las redacciones de Valencia, Galicia, País Vasco y Andalucía, con lo que EL PAÍS perderá las voces que, desde fuera de Madrid y Barcelona, contribuyen a la pluralidad y al contraste de opiniones.

Los trabajadores de EL PAÍS, jóvenes y veteranos, nos hemos sentido muy orgullosos de contribuir al éxito del periódico y no hemos escatimado esfuerzos ni compromiso más allá de las obligaciones contractuales, convencidos de que EL PAÍS es más que un mero negocio. Ahora nos responden con una lista de 149 despidos. Nosotros queremos seguir trabajando al servicio de los lectores y de los principios fundacionales que hicieron grande este periódico”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s