I.Al margen de los impactos ¿tienen cabida las energías convencionales?

El asunto está en la cuestión ¿qué modelo energético queremos para nuestro territorio?

Tras esta cuestión versaron las jornadas de la Casa de la Ciencia, ayer, 5 de junio, día del Medio Ambiente.

Aunque sabemos que la política de la Junta de Andalucía ante la ecología andaluza ha sido medianamente notable, el 30% del territorio andaluz es protegido, los numerosos impactos de la mala praxis energética ha incidido en el medio ambiente tras la aceptación de gobiernos centrales o autonómicos.

Según la Plataforma por un nuevo modelo energético (incluimos su denuncia), desde 2007 más de cuarenta políticos han engrosado las filas de las grandes compañías eléctricas. Seis años después, los consumidores españoles pagamos la tercera electricidad más cara de la UE, mientras el margen de beneficios de las eléctricas españolas duplica el de la media Europea.

No obstante, mientras esta plataforma denuncia el impacto económico y las determinadas influencias y prevaricación política, ayer se estudió la óptica medioambiental. La crisis no puede servir de excusa para destruir la naturaleza. El impacto del sector productivo no puede incidir en el medio ambiente.

En palabras de Greenpeace España, “el modelo energético español no sólo debe ser el problema sino que la solución está en ella, en modificar las bases de dicho modelo” Según la organización ecologista, el libre comercio de energía es falso, debido que a que el precio del petróleo está previamente pactado. Al igual que con las eléctricas: Iberdrola, Endesa y Gas Fenosa. Los distintos gobiernos nacionales de PP y PSOE  han legislado decreto tras decreto, formando un oligopolio, generando una conexión directa entre legisladores y legislados.

Según Greenpeace, el despliegue de medidas de eficiencia, inteligencia y la integración del sector energético- de forma que los sectores comparten recursos e intercambian energía- conducirá a un ahorro del consumo de energía total de un 72% si se compara con un escenario actual. El consumo se reduce más de la mitad (55%) si se compara con 2007, más de 200.000 millones al año de media de ahorro. ¿Qué gobierno no querría este nivel de ahorro? Con un modelo de eficiencia con una energía renovable supondría 56 veces la demanda de electricidad en el año 2050.

Por tanto para lograr la transformación completa del sistema energético actual hacia uno inteligente, eficiente y 100% renovable hay que dar pasos, establecer objetivos de planificación, integrar sistemas de edificación y transporte inteligente, establecer marcos jurídicos ajustables a las renovables entre otros parámetros. Así ante dicho modelo energético, el consumo se haría más responsable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s